Spanish  English 

Juanalaiguana

My Account

Andar en bicicleta, un aprendizaje para la vida

Más confianza y autonomía

Empezar a controlar el equilibrio del cuerpo; rodar, caer y rodar; hacer piruetas y recorrer largas distancias; todo esto forma parte del aprendizaje que supone andar en bicicleta. Cuando los niños logran el control de su bici, también aprenden algo sobre su cuerpo y sobre sus propias capacidades. Este es un gran ejercicio de autonomía y además favorece la autoconfianza de los niños y beneficia su autopercepción.

Rodar la bici es darnos cuenta de nuestras capacidades

Una vez que aprendemos nunca lo olvidamos y esa es una gran lección porque significa que cuando aprendemos algo muy bien y lo incorporamos a nuestra vida, así dejemos de practicar, no lo podemos olvidar, simplemente forma parte de nosotros. Cada vez que rodamos la bicicleta aprendemos algo nuevo sobre nosotros. Notamos cómo nuestro cuerpo reacciona ante diferentes escenarios. Si nos aventuramos a hacer algo nuevo o probar otra ruta, también podremos notar que hay otros aprendizajes. Es una linda metáfora de la vida ¿no te parece? Cuando hacemos de esta actividad un ejercicio que se disfruta plenamente y con consciencia logramos apreciar lo valioso que es nuestro cuerpo, sus habilidades, sus capacidades y sus propios límites. Manejar bicicleta es un ejercicio de autoconocimiento.

Es una actividad física muy divertida

Casi ni notamos que estamos haciendo ejercicio, pero ciertamente es una actividad maravillosa. Cuando la practicamos con frecuencia también estamos sumando salud a nuestra vida y con esto ayudamos a combatir el sedentarismo y sus consecuencias como la obesidad, diabetes y futuras complicaciones de salud asociadas a la hipertensión o enfermedades del corazón. Rodar la bici varias veces a la semana y mantener otros hábitos saludables como una alimentación balanceada, garantiza altos niveles de bienestar.

Se hace al aire libre así que es una oportunidad para apreciar la naturaleza

Pasear en bicicleta también es un ejercicio de contemplación. Cuando rodamos la bici somos capaces de apreciar la belleza que nos rodea, de ver lo bueno de la vida que tenemos, cultivamos nuestra capacidad de valorar lo sencillo y aprendemos a amar y cuidar a la naturaleza. Además la bici es un medio de transporte súper ecológico y eso es genial porque así contribuimos con el medio ambiente y le devolvemos a la naturaleza un poquito de la energía limpia que ella nos regala (y que nosotros producimos con este ejercicio :D).

Auto cuidado y respeto por los demás

¡Es como la vida! Rodar bicicleta implica que tenemos que aprender a escuchar nuestro cuerpo, reconocer nuestros propios límites y cuidarnos a nosotros mismos. Pero también y de forma simultánea empezamos a cultivar nuestra capacidad de estar atentos al entorno y de cuidar a quienes nos rodean. Ser amable con nuestro cuerpo

Cuando hacemos ejercicios tenemos que preparar a nuestro cuerpo para la actividad que viene, por eso nada mejor que, antes de iniciar la actividad física, hagamos una buena merienda que nos permita rendir al máximo sin abusar de nuestro cuerpo.
Una buena idea para la merienda es este oso cremoso:

 

Y si quieres más ideas de recetas ricas, saludables, llenas de energía e ideales para los más pequeños entonces ¡suscríbete a mi canal de Youtube!

¿Tú también manejas bicicleta? Escríbeme en los comentarios cuáles han sido los aprendizajes para la vida que te ha dejado esta actividad :D

Leave a comment

Boletín de Juana

Hola suscríbete a mi boletín para recibir tips e información de interés que te ayudará en la formación de tu hijo. Algunas veces envío regalos para que recibas algo de mi magia.