Spanish  English 

Juanalaiguana

My Account

5 beneficios de ser agradecidos y cómo transmitirlo a nuestros hijos

Estoy convencida de que cultivar el hábito de agradecer en nuestras vidas es uno de los mejores regalos que podemos hacernos para nuestro propio crecimiento personal. La gratitud es poderosa: agradecer entrena nuestro cerebro para apreciar lo mejor que hay en nuestra vida y eso nos ayuda a ver nuevas perspectivas. Aunque suene fácil decirlo, no siempre es sencillo ponerlo en práctica: tenemos que estar muy atentos a los pequeños detalles que nutren nuestra vida. Y como mamá puedo decir que este desafío se hace más grande cuando se trata de promover en mis pequeños el hábito de agradecer. En un mundo lleno de tantas distracciones ¿cómo puedo ayudarlos a ver los pequeños y valiosos detalles de la vida? Creo que es una tarea de cada día, mientras eso ocurre quiero compartir con ustedes estos 5 beneficios de agradecer y cómo hago para transmitirlos a mis hijos:

Aprendemos a valorar lo que tenemos

Para mí los materiales reutilizables han sido grandes aliados. Y me encanta usarlos para hacer juguetes, como un carrito con cajas de cartón y ruedas de tapas de plástico. Esta actividad tan sencilla es una gran oportunidad para conversar con nuestros pequeños sobre la importancia de valorar lo que tenemos, al final no se trata de cuántos bienes materiales podamos acumular sino de nuestra capacidad de sacar el mayor provecho de los recursos, tanto materiales como no materiales, con los que contamos.

Entrenamos nuestra mente a ver lo bueno de la vida

Ir al parque en familia es una actividad que nos gusta mucho. Cuando lo hacemos disfrutamos de los beneficios de las actividades al aire libre y también podemos apreciar las grandes maravillas de la naturaleza: cómo se forma un arco iris, la increíble sensación de caminar descalzos sobre la grama, la diversión de acostarnos a ver las formas de las nubes. Estas actividades no solamente son gratuitas sino que además despiertan nuestra curiosidad, nos hacen ver lo bonito del mundo y, al ser actividades sencillas pero que al mismo tiempo exigen una gran participación de nuestra imaginación, nos conectamos profundamente con nosotros mismos y con las personas con las que las compartimos.

Somos más optimistas

Cuando mis pequeños enfrentan situaciones en el colegio en las que tal vez no les fue tan bien como esperaban, me gusta conversar con ellos sobre eso. Nos preguntamos qué pudo haber pasado para obtener esos resultados pero también me gusta conversar sobre el valor del esfuerzo realizado, y los invito a reconocerse y darse las gracias por ese esfuerzo que hicieron. Reconocer que algo no está bien pero ser capaces de ver lo qué sí funciona en esa situación, nos ayuda a encontrar razones para confiar en nosotros y creer en nuestras capacidades. Esta es una forma de entrenar nuestro pensamiento optimista.

Cultivamos nuestra capacidad de valorar los detalles de la vida

Como dice El Principito: lo importante es invisible a los ojos. Y claro que no todo lo importante es invisible a los ojos pero ciertamente creo que debemos hacer un esfuerzo porque nuestros hijos agradezcan profundamente el amor, un abrazo, un momento en familia. Esos detalles que no se compran pero que ciertamente nutren profundamente nuestra vida.

Vivir en gratitud es esperar lo mejor del futuro

Porque si hoy tienes cosas valiosas que agradecer, mañana también las tendrás :D

No se pierdan la próxima publicación donde compartiré algunas buenas ideas para aprender a agradecer.

suscríbete a mi canal de YouTube para que no te pierdas todas las sorpresas que vienen

 

Nayari Rossi Romero

Periodista | Comunicadora digital | Mamá feliz | Promotora del bienestar | Miembro de la Sociedad Venezolana de Psicología Positiva | @Pomarrossa

Leave a comment

Boletín de Juana

Hola suscríbete a mi boletín para recibir tips e información de interés que te ayudará en la formación de tu hijo. Algunas veces envío regalos para que recibas algo de mi magia.